ENTENDIENDO EL SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO, GASTO ENERGÉTICO E INESTABILIDAD ARTICULAR

El Sistema Nervioso Central (SNC) es el encargado de controlar el correcto funcionamiento de todos los sistemas del caballo, pero para proporcionar un mayor control en lo que se refiere al sistema músculo-esquelético existen diferentes tipos de subsistemas

  • Subsistema activo o Sistema Muscular: Su acción principal es generar movimiento en los diferentes planos del espacio, aunque también se encarga de generar información propioceptiva. 
  • Subsistema pasivo o Sistema Oseto-ligamentoso: Su acción es permitir la estabilidad pasiva. Es decir, cuando se produce una deformación en sentido de la elongación, permite la fijación articular del segmento elongado a través de un complejo sistema de feedback propioceptivo. 
  • Subsistema Fascial: Debemos entenderlo como una red tridimensional ininterrumpida que permite la interconexión de todo el cuerpo. Sus funciones principales son la protección y revestimiento, la redistribución de cargas y tensiones, el soporte del balance postural y la producción de nutrientes y de colágeno

La correcta armonía entre los subsistemas anteriormente descritos proporciona un cuerpo en equilibrio. Para mantener este equilibrio, todo desequilibrio debe ser compensado mediante un desequilibrio en sentido contrario, es por eso que existen dos sistemas que controlan la estática y consecuentemente el equilibrio muscular global del caballo:

  • El equilibrio estático: su objetivo es mantener el centro de gravedad del caballo dentro de la base de sustentación. Es un sistema activo ya que depende del reflejo miotático.

**El reflejo miotático es el reflejo monosináptico que consiste en la contracción refleja de un músculo como reacción a su propio estiramiento. Se desencadena a partir de la estimulación de las fibras sensitivas del huso neuromuscular. Su objetivo es mantener constante la longitud del músculo para poder controlar la estática impidiendo el movimiento.

  • La adaptación estática: su objetivo es rearmonizar el equilibrio estático cuando este falla. Es un sistema activo ya que depende del sistema gamma.

**El elemento contráctil del huso neuromuscular está inervado por motoneuronas gamma; esta inervación depende de la formación reticular y del cerebelo. Cuando se produce la contracción del huso neuromuscular se tensa el receptor sensitivo y se produce el reflejo miotático impidiendo la elongación muscular. Para evitar esta acción y permitir la contracción muscular, no se debe producir la elongación de la parte contráctil del huso; esto se produce gracias a la acción del sistema gamma mediante la relajación del huso neuromuscular (inhibición de la tensión del receptor sensitivo). 

Es importante tener en cuenta que un músculo que se encuentra en un recorrido externo, utiliza la suspensión elástica para hacer frente a la acción de la gravedad y produce poco gasto energético. En cambio cuando un músculo se encuentra en un recorrido interno utiliza la contracción muscular y produce mucho gasto energético; es decir, el músculo o segmento muscular está en constante adaptación estática. La contracción muscular prolongada produce hipertonías que se pueden convertir en contracturas, en cambios en los puntos de soporte muscular, en aumentos de las fuerzas de compresión contra otras estructuras y consecuentemente puede evolucionar hacia patologías degenerativas musculares. 

Equine Physio Performance adapta los diferentes métodos de trabajo para tratar disfunciones y alteraciones musculares en cada caso, siempre basándose en los siguientes principios:

1. El refuerzo muscular no modifica la estática.

2. El refuerzo muscular mejora la dinámica, una vez corregida la estática.

De ellos se extrae la conclusión que el tratamiento de las patologías en relación con las alteraciones musculares nunca se debe iniciar potenciando la musculatura, sino flexibilizándola y realizando ejercicios de control motor muscular. 

Es imprescindible que exista una buena relación entre la estabilidad y movilidad para poder proporcionar una buena armonía entre los diferentes aires y así también poder obtener el máximo potencial deportivo. De no ser así se produce una ineficiencia en la propulsión, mayor gasto energético muscular inutilizado y la existencia de inestabilidades articulares.

**Este último término se refiere a que cuando una articulación es estable se desliza dentro del rango fisiológico de movimiento, por lo que será inestable cuando se deslice más allá del rango fisiológico y será susceptible a lesiones. Concretamente, una articulación es inestable cuando pierde, bajo cargas fisiológicas, la capacidad para mantener los patrones de desplazamiento intraarticulares dentro de la zona neutra (parte del recorrido intraarticular donde existe una resistencia mínima al movimiento).

1 comentario en “ENTENDIENDO EL SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO, GASTO ENERGÉTICO E INESTABILIDAD ARTICULAR”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba